Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 2.200 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 37 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Te quiero más que a mi vida.

Siempre me ha parecido que debe hacerse una distinción entre el verbo “amar”, y el verbo “querer”. Es obvio, no vamos a perder el tiempo en explicaciones vanas. O quizá no es tan obvio. Pero mi sentir me dice que no significan lo mismo.

Yo quiero a mis perras. Quiero viajar. Quiero muchas cosas. Sin desesperación, pero sí, las quiero. No en vano soy hija única, y ¿qué os creeis? No es fácil ser “normal” y desprendida.

A lo que iba, que amar, es un verbo muy grande, para algunos demasiado grande. Porque hay gente que no sabe amar.

Amar con generosidad es complicado. Amar con disciplina. Sin egoísmo. Amar es muy díficil, por eso se suele “querer, y/o “necesitar”. Es más fácil, y va más acorde con nuestro confort.

Muchos dicen:

—”Te quiero más que a mi vida”

Y yo digo:

—¡No, hombre no! ¡No jodas! No hace falta…

A mi ámame como a un ser terrenal. Y por supuesto, no más que a tu vida. Que eso es algo muy tuyo, que te acompañará hasta que te deje de acompañar.

Pero yo, hoy estoy. Hoy te amo. No más que a mi vida, porque no sé como se hace eso, pero te amo. Y bueno sí, vale…, también te quiero.


Te quiero para reír juntos.

Te quiero para compartir nuestras alegrías y penas.

Te quiero para “estar” en nuestros éxitos y fracasos.

Te quiero para exprimir la vida juntos.

Te quiero para apoyarme en tu hombro. Y para ofrecerte el mío.

Te quiero para sentirme segura.

Te quiero porque me complementas.

Y te amo. Porque eres mi persona. Y porque sí, porque viviendo contigo y sintiendo la vida contigo, no puedo hacer más que amarte.

Pero “no te quiero más que a mi vida”.

Porque la vida es larga, difícil, enrevesada. Los caminos son largos y empinados. Con oscuros túneles y pasadizos. Con bosques sombríos y trampas.

Todo apunta a que atravésaremos todo esto juntos, pero… ¿y si no?

Si no, ya lo sabes. Ya lo sientes. Te habré amado. Pero, no más que a mi vida, porque tú seguirás tu camino, y mi vida seguirá el mío hasta el fin de mis días.

 

MJ

Palabras.

Este calor no me deja escribir. O al menos, no me deja escribir como yo quiero. Encerrándome en mi mundo. Y cerrando después con llave.

Un jersey de lana gorda. Y si es gris o blanco, mucho mejor. Un café caliente. La chimenea chisporrotea. Fuera hace frío, está nublado… Va a llover. Qué placer. Las palabras van y vienen, suben y bajan, se pasean de mi cabeza a mis manos. Pasan por mis ojos, por mis labios. Unas salen por los poros de mi piel, y el roce me excita. Otras, aún no se atreven y se esconden. Cojo unas cuantas, las presento y sus risas de complicidad inundan mi mundo. Y como está cerrado con llave, nadie las oye… Sólo yo. Y las hago mías. Para siempre mías. Y cuando salen engalanadas, coherentes, tranquilas, huelen a rosas. Huelen a limpio.

Pero con este calor no puedo. Me llaman, están en mi cabeza, pero no las puedo ayudar a salir. Se topan con el sudor. Se tropiezan con los gritos de la gente en la calle. El bullicio del verano aturde tanto, que no puedo cerrar mi mundo con llave. Ni ellas, ni yo estamos tranquilas. Ni nada huele a rosas. Ni a limpio.

 
Las palabras que se agolpan desordenadas en mi cabeza, y yo, ansiamos la vuelta del invierno. De la calma. Del silencio. Mientras, el sudor lo inunda todo. Y nada huele a rosas. Ni a limpio.

Pero mientras, Don Boadi, os envía recuerdos.

MJ

Asumiendo.

Suelo estar alegre. Pero esta semana ha sido dura. Bastante dura. Y mi alma llora.

Mis mejores momentos los he disfrutado en el trabajo y en el gimnasio, donde siempre soy inmensamente feliz.

Pero esta semana ha muerto la madre de una de mis amigas. Una persona que quiero muchísimo. Y me duele.

  
Quiero que pase el tiempo y que sus ojos vuelvan a brillar. Quiero verla sonreír. Porque la buena gente, no debería sentir la muerte tan de cerca.

Como soy positiva, no por instinto, sino por supervivencia, intento aferrarme a las cosas alegres; así que miro al rededor. Hago balance. Y, aunque “haberlas haylas”, no hay tantas como otros años…

Mañana será otro día, y brillará el sol (hablo metafóricamente, porque a mi que brille el sol a más de 15° me amarga la existencia) y volveré a sonreír, pero hoy dadme una concesión. Necesito llorar, y revelarme contra esas cosas de la vida sobre las que no podemos luchar. Esas que hay que asumir y ya está.

Pues, aquí me quedo. Asumiéndolas… Y ya vendrán tiempos mejores.

Feliz fin de semana para todos.

MJ

6 años con Greta, una perra muy especial.

Greta, Gret, Greti, Gretonci, Rubia, Rubi, Rascayú, Galguete y Algodón… Estos son todos los nombres que ha escuchado Greta en los 6 años que lleva con nosotros. Además de ¡guapa! Qué le grito día sí, y día también.

Un 6 de mayo apareció en nuestras nuestras vidas.

Aún con el corazón hecho trizas por la muerte de Don Boadi, me eché a la búsqueda de un nuevo amigo/compañero canino. Tenía claro que quería una chica, que para “Don”, ya estaba “Don Boadi”. Decidí elegirlo por internet, no me sentía con fuerzas de volver a pasar por el proceso que sufrí con Don Boadi…

https://donboadiyyo.wordpress.com/2014/11/07/soy-libre/

Y así, sin dar muchas vueltas, apareció ella, Greta. Tenía 6 meses cuando llegó desde Xátiva.

00 Greta Xátiva (1) 00 Greta Xátiva (2)00 Greta Xátiva (3)

Me dijeron que debió haber nacido en diciembre del año anterior. Y me dije: —Manda huevos… ¡¡Es una señal!! (Yo soy muy de “señales”). Tenía que ser diciembre, el mes que perdí a Don Boadi… Y sí, fue una señal. Porque estoy convencida de que se cruzaron. Y de que Don Boadi le dio las instrucciones oportunas para que derritiera mi corazón.

6Mayo09 (24)

6Mayo09 (10)Greta es UN AMOR. Así, con mayúsculas. Pero cuidadin, no os dejéis engañar por esa cara dulce y tierna, por ese pelo extraordinariamente suave y sedoso (llama la atención). Greta tiene carácter, y mucho. Basicamente tiene el carácter que yo le aplaudo. Porque los años de “hija única”, le marcaron mucho (como a mi), así que es la reina de la casa, ella lo cree y yo la dejo que lo sea.6Mayo09 (4)

Tiene un lugar privilegiado en mi corazón. No puede ser de otra manera, se lo gana a pulso cada día con sus miradas, sus arrumacos. Se lo gana por ser ella y por ser como es, sin más.

IMG_1045Aunque como cualquier “madre e hija”, nos enfadamos de vez en cuando… Y es que Greta tiene días,  que está enfadada con medio mundo (como yo).La Barranca Mayo (20)

Como decimos “su padre” y yo, es “un personaje”. Tiene personalidad. Es especial. Tremendamente especial. Porque es de esas perras que no es casi perra, sino más bien “humana”, seguro que conocéis a más de uno así.Boal Asturias Nov 2010 194

Cuando se disgusta, le duele el estómago, tanto que llora y llora. Se estira. Da vueltas por la casa jadeando. Se mete en la bañera de los niños buscando el frío. Se enrosca dentro de los armarios. El dolor le hace perder la razón… Le ocurre cuando nos vamos de viaje o cuando vuelve del veterinario (si lo ha pasado mal). Los nervios “se le cogen al estómago”. Años nos costó a su veterinario y a mi descubrir que esos dolores no los provocaba  ningún virus extraño. Es especial. Es medio persona, os lo digo yo…Boal Asturias Nov 2010 016

No le gustan los otros perros, ella prefiere a las personas, que es con quien se entiende de maravilla. Excepto Gala, su súper amiga, es una de las Beagle de mi amiga Esther.12 Diciembre 2011.108 2011 Greta y Gala

Bueno y Sukran, a la que no le ha quedado más remedio que querer. Porque la pobre Sukran no para de mimarla mañana, tarde y noche, le pide permiso hasta para respirar… Si es que… es una perra muy especial.

IMG_2619Y ¿sabéis? ¡No mea como una chica! Levanta la pata como un macho… Y por supuesto marca territorio como ellos. ¡Menuda es Greta!

IMG_4761Si se cruza con un perro que lleve un palo/pelota/juguete, se lo quita al vuelo y con tal rapidez que, ¡ni cuenta se dan de lo que ha pasado!

Enero Nieve (11)Su reinado lo lleva por donde va. Mira retando a cualquiera que se cruza con ella, le dan igual machos o hembras, todos han de obedecerla, correr detrás de ella, nunca al revés.IMG_0853

Y yo la adoro, así tal cual como es. Dulce, con carácter, zalamera, adorable, lista, maniática y mandona.IMG_2540

La adoro porque es especial. Muy especial, os lo digo yo…

MJ

Valorar lo que se tiene.

No me caracteriza mi facilidad para adaptarme a situaciones nuevas. Soy mujer de costrumbes, aunque esas costumbres sean sólo mías y caóticas. Quizá otro día le dedique un post a este tema.

El caso es que en mi caos necesito un orden. Porque valoro mucho lo que tengo, cuando lo tengo y cuando no lo tengo.

La salud. Me inunda la rabia cuando me invade un simple catarro… ¿Cómo un virus tan “simple”, te puede inhabilitar tanto? No me imagino problemas graves… Toquemos madera.

El dinero. Sin faltarme, muchas veces me pregunto que, tiene que ser la hostia tener “la vida resuelta”, ¿no? Ya sabéis, como los ricos, los de verdad.

El agua. ¿Alguna vez habéis pasado sed? Pero no hablo de un: —¡Ay qué sed tengo! ¡No! Hablo de comerte dos bolsas de chucherías, una bolsa de patatas fritas y gusanitos (de los naranjas), en un largo y divertidísimo viaje con mi amiga Ana, y no encontrar una puñetera gasolinera en 200.000 km. (o quizá algunos menos). Os hablo de una sed de la que se te pega la lengua al paladar y “hablaz draro”. Una sed que te deja tan cao que no puedes parar de reir. Una sed que te confunde y que hace que te pierdas 50 veces, eligiendo SIEMPRE caminos y/o carreteras, sin gasolineras ni bares… ¡Oye! ¡Ni un “puticlub”! 

El silencio. Ay… Esto sí que me desequilibra… Necesito silencio, y cuando lo necesito me molestan hasta las moscas… ¡Qué coño! ¡Las moscas me molestan siempre! El silencio que yo quiero es el auténtico. Ni olas, ni pajaritos, ni leches. Lo que viene siendo SILENCIO puro… Me relaja sólo imaginarlo… 

La soledad. Ya os he contado en uno de mis post que soy hija única. https://donboadiyyo.wordpress.com/2014/11/28/cuando-eres-hijo-unico-tu-mundo-es-mucho-mas-pequeno/ No tener hermanos te enseña a disfrutar estando sola. Y cuando eres adulta, ese disfrute se convierte en una necesidad. Confieso que dependiendo del momento y las circunstancias, esa necesidad se puede volver imperiosa. Debe ser este un tema espinoso, pues la soledad no deseada es dolorosa. No os creáis, también la he sufrido, aunque estuvo enmascarada por un dolor mucho mayor.

El amor. Esto sí que es complicado… En mi caso particular, si a mi alrededor no siento amor, me marchito. Me apago. Me debilito. Y enfermo. Así de simple. Es una necesidad vital. Tanto como el respirar.

El pis. Os parecerá gracioso el tema. O no, si alguna vez habéis sentido las urgentes ganas de miccionar y no habéis podido… No creo que os pueda describir la sensación… Me entran sudores fríos, solo de pensarlo.

Yo no buceo, pero mi marido sí, así que en un acto del amor más puro, me enfundé en el traje que debe llevar satanás en sus peores fechorías. En un traje de neopreno. De esta guisa me eché a la mar, en los mares de Zanzíbar… La ida fue espantosa y larga. Como imaginareis, ya ahí, empecé a hacerme pis. El “durante” fue cojonudo también. Yo sola en la barca. 3.000 Zanzibareños alrededor, mi traje de neopreno, un sol de justicia que hacía que el traje fuera en mi cuerpo un tatuaje, más que un traje. También estábamos mi vejiga, llena, cual botija del mesón más alegre, y yo. ¡Quė picores por todo el cuerpo! Pero quedaba LA VUELTA. ¡Ay la vuelta! Fue peor que una pesadilla. A esas alturas tenía por seguro que mi vejiga nunca recuperaría su forma original. Esto fue aderezado por varios buceadores vomitando por doquier a causa del intenso oleaje. Agua para arriba, agua para abajo. En mitad del trayecto, un fulano suplicó que pararan el barco porque se meaba. Atónita me quedé. —¿Quė tú te meas? ¡Ja! Pero ea, que le paran el barco, el tío se saca la “chorra”, mea en el mar y continuamos nuestro lindo trayecto. Estoy algo confusa pero creo que le maté y le tiré por la borda, con su pis.

Cuando llegamos a tierra, creedme, no podía andar. Y no, no me podía mear encima, no sé porqué, pero hasta que no llegamos al centro de buceo, previo traqueteo de furgón de 15 minutos, no fui capaz.

Lloré. Cuando conseguí hacer pis, lloré. Y juré no volverme a poner ese p… traje, en la vida.

Disfrutad de todo lo que tenéis, nunca se sabe en que momento se puede perder.

MJ

Déjense de lubricantes y escuchen más.

Me hacen gracia los anuncios de geles lubricantes para “mejorar nuestra sexualidad”; a la de las mujeres me refiero.

No, no, no señores, esto no funciona así.

Y si hay mujeres que los necesitan, y les vienen bien, pues estupendo. Pero queridos señores publicistas y no publicistas, queridos señores dermatólogos, fontaneros, informáticos, ministros, camareros; queridos señores todos, no necesitamos lubricantes para que nos apetezca follar más. Sólo les necesitamos a ustedes.

Necesitamos que estén “ahí”, dónde hay que estar. A nuestro lado.

Necesitamos que nos escuchen, pero de verdad.

Que se impliquen en nuestro complejo mundo.

Que nos apoyen. Que nos respeten.

Que sean nuestros cómplices.

Qué se preocupen por nosotras y por nuestros pequeños o grandes problemas.

El bucle destructivo de las parejas, ese que lleva a que los hombres follen con otras, porque las “propias” lo hacen poco, y que encamina a las mujeres a tirarse a aquel hombre que las hace sentir especiales, al que las escucha (ese tiene polvo seguro, ¡os lo digo yo!) ese bucle, como os decía, es sencillísimo de solucionar. ¡Escuchen coño, escuchen! 

¡Señores! Qué estamos aquí, a su lado. Deseando una caricia. Una sonrisa. Implorando su empatía. Anhelando su preocupación por nosotras. Queriendo conversar, interactuar.

Dichoso del buen conversador.

Dichoso del de los hechos, y no el de “las palabritas”. Dichoso del que no sabe vivir sin humor, y dichoso el que lo reparte.

Dichoso el que valora lo que tiene al lado más que lo que revolotea por el jardín de enfrente, porque ese, ESE señores, ¡follará como un soltero por siempre jamás!

Si quieren intentarlo…

Disculpenme las parejas que no son heterosexuales, porque aunque intuyo que están inmersas en este mismo bucle, no me atrevo a opinar sobre lo que desconozco. Si les sirve esta reflexión, será estupendo, pues nunca está de más mimar a los que amamos.

Sean felices todos y follen mucho.

MJ